miércoles, 8 de marzo de 2017

Buscamos pruebas que nos garanticen la verdad de nuestra fe y no sabemos descubrir tantos signos del amor de Dios en nuestra vida con los que también tenemos que signos para los demás

Buscamos pruebas que nos garanticen la verdad de nuestra fe y no sabemos descubrir tantos signos del amor de Dios en nuestra vida con los que también tenemos que signos para los demás

Jonás 3,1-10; Sal 50; Lucas 11,29-32
En el camino de la vida hay momentos en que nos aparece la duda, el desencanto quizás, si acaso aquel camino que estamos realizando es el correcto, se nos enturbian los pensamientos haciendo una mezcolanza muy peligrosa dentro de nosotros por lo que nos podemos sentir tentados a tirar la toalla porque acaso nos pueda parecer que no tiene sentido aquello que estamos haciendo, aquellas cosas por las que estamos luchando.
Se nos produce un desasosiego interno que nos hace hacernos preguntas, buscar quizás pruebas que nos garanticen que vamos por el camino correcto. Es bueno preguntarnos, revisarnos, buscar como mejorar lo que hacemos o  lo que vivimos pero la petición de pruebas quizás pueda ser peligrosa porque si no vemos palpablemente lo que buscamos podemos perder el norte.
Nos pasa en los trabajos, nos pasa en las opciones fundamentales que hemos hecho en la vida, nos pueden aparecer esos planteamientos sobre la convivencia con quienes vivimos ya sea la pareja matrimonial, ya sea nuestra relación de amigos, como nos puede pasar allá en lo mas hondo de nosotros mismos en nuestros sentimientos religiosos o en el compromiso de nuestra fe. También buscamos muchas veces pruebas sobre nuestra fe, sobre aquello en lo que creemos, quizás en el Dios en quien hemos de confiarnos.
¿Qué hacer? Ahí tiene que expresarse claramente lo que es nuestra madurez humana y cristiana. Si un día hemos hecho opción por Jesús y su evangelio, por los valores del Reino de Dios, ahí tendríamos que mantenernos firmes y seguros porque a eso debería conducirnos siempre nuestra fe. Tiene que manifestarse nuestra madurez humana pero también la sencillez y la humildad de nuestro espíritu para sabernos dejar conducir por el Espíritu del Señor que nunca nos engañara. Ahí tenemos que abrir bien nuestro corazón a la Palabra de Dios pidiendo la inspiración y la fuerza del Espíritu para saber leerla, para saber plantarla en nuestro corazón.
‘Esta generación es una generación perversa. Pide un signo, pero no se le dará más signo que el signo de Jonás’. Se queja Jesús de la incredulidad de muchos de los que le rodean. No quieren ver los signos que Jesús realiza. Siempre están pidiendo algo más, pero no siempre es con la sinceridad del que busca humildemente, sino del que orgulloso de si nunca querrá reconocer las pruebas. Y Jesús les habla de Jonás y de los ninivitas que se convirtieron con la palabra de Jonás. O les habla de la reina del sur que hizo grandes viajes por conocer la sabiduría de Salomón.
Allí esta Jesús en medio de ellos y no quieren ver ni reconocer las señales. Su incredulidad y su ceguera los condenan. Pero Jesús sigue ofreciendo siempre su salvación, su palabra de vida. Nosotros dudamos también y nos hacemos preguntas, pero no nos encerremos en nosotros mismos, no seamos incrédulos, abramos los ojos del corazón para descubrir lo que parece invisible. Pero Dios esta ahí a nuestro lado con tantas señales de su amor; Jesús continua invitándonos a seguir su camino, a convertir de verdad nuestro corazón.
Y finalmente pensemos también en una cosa; somos creyentes a pesar de nuestras dudas, queremos seguir los caminos del Señor a pesar de nuestras debilidades y flaquezas; pensemos si acaso nosotros también no tendríamos que convertirnos en signos para los demás; pensemos que señales estamos dando con nuestra vida de nuestra fe y de que vivimos los valores nuevos del Evangelio. A través de esas señales también muchos podrán acercarse  a Jesús y creer en El.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada