sábado, 28 de mayo de 2016

Los que seguimos a Jesús siempre tenemos que ser constructores de unidad y concordia ayudando a valorar siempre lo bueno que hagan los demás

Los que seguimos a Jesús siempre tenemos que ser constructores de unidad y concordia ayudando a valorar siempre lo bueno que hagan los demás

Judas 17.20b-25; Sal 62; Marcos 11, 27-33

Si en la vida fuéramos capaces de aceptarnos mejor los unos a los otros, de valorar lo bueno que hay en los demás aunque tengan distinta manera de pensar o de enfocar las cosas, si supiéramos tener en cuenta ese granito de arena bueno que el otro ha puesto también en la construcción de nuestra sociedad, cuánto bien podríamos hacer, cómo sería más fácil la convivencia y cómo avanzaríamos en la construcción de ese mundo mejor.
Pero bien sabemos que eso nos cuesta, porque vemos demasiado a los otros como unos contrincantes contra los que luchar y fácilmente tenemos la tentación de destruir todo lo que el otro haga, simplemente porque no lo he hecho yo o porque no aceptamos de ninguna manera las cosas buenas que hacen los otros. Eso lo estamos viendo cada día en nuestras relaciones de vecinos, en cualquier reunión de vecinos o asamblea que se convoque en nuestro ámbito para tratar de caminar juntos y ponernos unos objetivos para conseguir que las cosas vayan mejor, en el ámbito de la vida política en la que no somos capaces de entendernos cuando tendríamos que perseguir todos los mismos objetivos de hacer que nuestra sociedad marcha mejor.
Nuestros orgullos, resentimientos, envidias hacen que no nos entendamos y que de alguna manera sea destructores de todo lo que puedan hacer los demás. No somos capaces de aceptar lo bueno que hayan podido hacer los otros. Así nos va en nuestra sociedad y lo estamos viendo de una forma palpable en nuestra situación actual de la que no terminamos de salir.
Nosotros los seguidores de Jesús no nos podemos dejar envolver por ese ambiente tan destructivo, tendríamos que ser siempre constructores de unidad y de concordia, tenemos que aprender a valorar siempre lo bueno, por pequeño que sea, que hagan los demás, tendríamos que ayudar a nuestros convecinos a buscar ese entendimiento y esa aceptación mutua. Eso tiene que arrancar de ese amor que tenemos como distintivo de nuestra vida y el amor siempre tiene que ser constructivo, hacedor del bien y de lo bueno.
Esto lo descubrimos hoy en el evangelio que se nos propone en este día en que vienen pidiéndole explicaciones a Jesús de lo que hace. ‘¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad?’ le preguntan cuando ha expulsado a los vendedores del templo para purificarlo y que fuera en verdad el lugar del culto y la casa de oración como tendría que ser. No reconocen la autoridad de Jesús, no son capaces de aceptar sus buenas obras, siempre andarán con la sospecha de por qué hace las cosas, quieren atribuirle, como hemos visto en otras ocasiones, al poder del mismo Satanás el expulsar los demonios.
No nos extrañe que nos encontremos dificultades y que haya gente que no acepte lo bueno que podamos hacer. Siempre habrá quien ande con sus prejuicios, sus sospechas, sus maquinaciones. Nosotros hagamos el bien, reconozcamos todo lo bueno que hay en los otros, y aprovechemos todo lo bueno que podamos encontrar en nuestro entorno para ser constructores de esa nueva sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada