miércoles, 1 de junio de 2016

Creemos en Jesús y sabemos que en El tenemos la resurrección y la vida en la plenitud de Dios

Creemos en Jesús y sabemos que en El tenemos la resurrección y la vida en la plenitud de Dios

2Timoteo: 1,1-3.6-12; Sal 122; Marcos 12,18-27

‘Yo soy la resurrección y la vida’, proclamaría Jesús allá junto a la tumba de Lázaro. Dios nos quiere la muerte, Dios quiere que tengamos vida la tengamos en abundancia. Y Jesús nos promete a quienes creamos en El que tendremos vida y que tendremos vida para siempre. Por eso nos habla de resurrección.
¿En qué consiste esa vida y esa resurrección? Hablamos y pensamos con categorías humanas teniendo como imagen lo que es nuestra vida de ahora, lo que ahora vivimos y nos cuesta trascendernos para entender bien lo que Jesús nos ofrece cuando nos habla de resurrección y de vida eterna. En nuestra mente y en nuestra imaginación pensamos en una vida como la de ahora, como la vida presente, pero ya Jesús nos está diciendo que es algo distinto, que tiene un sentido espiritual.
Es lo que no entendían los saduceos como vemos hoy en el evangelio. Ellos negaban la resurrección como la existencia de los ángeles. Y desde esas categorías humanas le plantean a Jesús sus dudas, o más bien lo que ellos querían negar, el sentido de la resurrección. Por eso le hablan de aquella ley que tenían los judíos de la obligación de casarse el hermano con la viuda de su hermano para darle descendencia. Amplían el ejemplo poniendo la situación de siete hermanos que se casan uno tras otro sin lograr la descendencia, pero para plantear que en la vida futura de quien sería esposa aquella mujer. Y ya hemos escuchado las palabras de Jesús. La vida futura no es una repetición de lo que ahora vivimos. ‘Estáis equivocados, porque no entendéis la Escritura ni el poder de Dios. Cuando resuciten, ni los hombres ni las mujeres se casarán; serán como ángeles del cielo’. Es una nueva plenitud de vida la que Dios quiere darnos.
Entramos en un ámbito misterioso y espiritual que nos cuesta entender, tenemos que aceptar. Y es aquí donde hemos de poner en juego, por así decirlo, nuestra fe, creer en las palabras de Jesús, creer en esa vida de plenitud que El nos ofrece. La imaginación nos puede jugar malas pasadas en este sentido y nos puede llenar de confusiones. En Dios encontraremos la plenitud de lo mejor que podemos desear en nuestra vida. Y esa vida eterna es vivir en Dios en plenitud, vivir en la plenitud de Dios.
Como recordábamos al principio las palabras de Jesús en Betania junto a la tumba de Lázaro creemos en Jesús y queremos tener vida para siempre. ‘Todo el que vive y cree en Mí, aunque haya muerto vivirá y yo lo resucitaré en el último día’. No es una resurrección como la de Lázaro aquel día que fue un volver a su misma vida y un día habría de morir. Es un resucitar como fue la resurrección de Jesús para vivir para siempre en Dios. Pongamos nuestra fe en El.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada