martes, 3 de mayo de 2016

Confesando la fe pascual recibida de los apóstoles en la Cruz de Cristo que celebramos queremos seguir proclamando la victoria del amor y de la vida hoy

Confesando la fe pascual recibida de los apóstoles en la Cruz de Cristo que celebramos queremos seguir proclamando la victoria del amor y de la vida hoy

1Corintios 15, 1-8: Sal 18; Juan 14, 6-14
En esta fecha del tres de mayo quiero tener en cuenta en mi reflexión varios aspectos que confluyen en la celebración de este día y que creo que hemos de tener muy en cuenta. No olvidamos que seguimos en el espíritu del tiempo pascual que da color y sentido a todas las celebraciones de este tiempo, aunque hemos de tener en cuenta que este día la liturgia hace memoria de dos apóstoles del grupo de los Doce, Felipe y Santiago el Menor; por otra parte en la devoción popular este día está coloreado con el signo de la Cruz, en memoria de una antigua fiesta cristiana que hacia referencia al encuentro de la Cruz por parte de santa Elena, en Jerusalén en el entorno de lo que es hoy la Basílica del Santo Sepulcro o de la Resurrección.
Esta memoria de la cruz que se traduce en numerosas fiestas populares en nuestros pueblos y ciudades, con el enrame y adorno de la Cruz que marca muchos de nuestros caminos en pueblos y ciudades. Muchas son las ciudades también que llevan el nombre de la Santa Cruz, bien en referencia a la fundación de las mismas – como sucede aquí en nuestra tierra canaria – o desde la fe cristiana que siempre puso en un lugar preponderante la cruz redentora de Cristo.
La Palabra de Dios que se nos ofrece en la liturgia de este día, propia de la fiesta de los Apóstoles, Felipe y Santiago, que celebramos nos recuerda lo que es nuestra confesión de fe, la fe que profesamos y queremos vivir. Como nos dice el apóstol nos recuerda el evangelio que El proclamó y que aceptamos y en el que encontramos la salvación. Esa buena nueva nos anunciaba a Cristo que murió por nosotros, que resucitó al tercer día y resucitado se manifestó a los apóstoles y discípulos antes de enviarlos por el mundo a proclamar ese evangelio.
Se nos manifiesta ahí todo el sentido pascual de nuestra fe que da sentido a nuestra vida y por la que incluso estaríamos dispuestos a dar la vida. Esa fe que nosotros confesamos fundamentada en los apóstoles, primeros testigos de la resurrección de Cristo y de la que nosotros somos herederos.
Cuando nosotros en este día estamos venerando de manera especial la cruz de Cristo lo hacemos también desde ese sentido pascual. En la cruz se nos manifiesta ese paso de amor de Dios por nuestra vida y nuestro mundo para traernos la salvación.
Contemplamos y celebramos la cruz no como un instrumento de muerte sino como un signo de victoria. La cruz es la victoria del amor; es la gran manifestación del amor que Dios nos tiene que así entregó a su Hijo en la prueba más sublime del amor que es dar la vida por nosotros.
Levantando nosotros en lo alto la cruz queremos manifestar que esa victoria del amor y de la vida tiene que seguir estando presente en nuestro mundo. No podemos permitir que reine la muerte; no podemos permitir que venza el odio y el pecado. Levantamos en alto la cruz porque queremos que venza el amor, que sea la victoria de la vida porque por la cruz de Jesús nosotros nos comprometemos por el amor, nosotros nos comprometemos por la vida.
Y es lo que queremos seguir sembrando en nuestro mundo. Es la transformación de vida que estamos obligamos, estamos comprometidos a realizar desde esa fe que tenemos en Jesús, muerto y resucitado. No  nos quedamos en la muerte, no queremos permitir que siga reinando el sufrimiento, queremos ir al encuentro de la vida, queremos llevar la salud de Jesús a los demás y es lo que hacemos cuando anunciamos el evangelio. Es el compromiso de esta fiesta de la Cruz. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada